4 de diciembre de 2009

BLACK SHEEP


Película de terror clase B gore, teñida de humor negro y paródico. La acción transcurre en un tranquilo pueblo de Nueva Zelanda. Henry vuelve después de varios años de estar en la ciudad y comienza a percibir que suceden cosas extrañas. Su hermano, quién le guarda cierto rencor, se comporta algo raro, además merodean la granja activistas ecologistas. Hasta que descubre que en la misma han montado un laboratorio, y parece que en este se realizan experimentos genéticos con ovejas. Su hermano quiere encontrar “la raza perfecta” para después comercializarla. El problema surge cuando uno de los activistas secuestra uno de los engendros con los que experimentan y este comienza a convertir, a través de mordeduras, a las demás ovejas y a humanos en una especie de monstruos carnívoros e insaciables… Jonathan King debuta con esta película que atraviesa, paródicamente, ejes distintivos de su país: las ovejas y el paisaje bucólico. A través de ambos desplegará escenas grotescas, sangrientas y ¿divertidas?.

El film esta altamente influenciado por la “Bad Taste” de Peter Jackson (otro neozelandés, el de “King Kong”), ya sea por las dosis de violencia, lo frenético de los gags, la artificialidad intencional en escenas gore, la creación de los monstruos y el sentido del humor irónico que pretende. Si bien Black Shepp tiene todos los ingredientes que este tipo de género posee, no logra una sustancialidad. Miedo o un gran suspenso no genera, es casi imposible temerle a una oveja, además desde la primera premisa sabemos a que eso no apunta. El humor no esta muy logrado. Los chistes, a pesar de ser escatológicos y de humor negro, son eficientes en muy pocos momentos de la película. Comparémoslo con el sentido del humor alcanzado por otra película que podría estar en la misma línea como es “El hijo de Chucky” (descontando los abrumadores guiños cinéfilos y los atrayentes perfiles psicológicos que los protagonistas disfuncionales poseen).

¿Hay por ejemplo una lectura social encubierta ya sea por el humor o el terror ?. Podría ser en la ambición desmedida del mas “malo” de los hermanos o de los inversores, o en como la tecnología avanza a merced del capitalismo a pesar de que peligre la vida del ser humano. También creo que desde este margen le falta consistencia. Comparemos como utiliza el terror el genial George Romero en su película, también clase B, “La noche de los muertos vivos”, como a través de lo fantástico genera reflexiones sobre la manipulación de los medios de comunicación o como en esa década se atreve a que el protagonista de la misma sea de raza negra (recordemos que es época de plena vigencia del Ku Kus Klan y de grandes conflictos raciales en EEUU).

Muerte en la Granja es una película correcta, con un ritmo narrativo constante y parejo y con actuaciones acordes a la altura de la circunstancia. Muchos podrán divertirse y distraerse, pero no llegará a ser “de culto” porque no posee nada novedoso ni original para aportar a este sugerente estilo de género.

María Paula Ríos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DANOS TU OPINION