18 de enero de 2010

EL HOMBRE ELEFANTE, de David Lynch





 John Merrick







El agridulce film “El Hombre Elefante” dirigido por el maestro David Lynch, plasma pesadas sombras de dolor e incomprensión, y transmite una profunda y humana compasión. La dulce e ingenua personalidad del protagonista que paradójicamente es considerado un fenómeno delata que los auténticos monstruos son las personas “normales” quienes a causa de su pobre esquema mental, no pueden aceptar a una persona con defectos físicos. 
 
Un pequeño perro caminando casi robóticamente oscurece la escena del médico de clase media, Frederick Treves, que invade curiosamente los barrios bajos de Londres para luego encontrar al joven Merrick, en un improvisado y lúgubre escenario.
   
David Lynch utiliza el recurso del blanco y negro, para revelar una cruda y tétrica realidad fantasmal de la Inglaterra del siglo XIX, las calles empolvadas y grises a causa del humo de las primeras fábricas nacidas con la revolución industrial, invaden los rostros pálidos de los personajes, los claroscuros y las sombras que predominan en la cinta.   
La gente del pueblo que con una botella de whisky bajo el brazo se transforma en la pesadilla que Merrick observa asustado, pues lo convierten en objeto de burla constantemente, sin embargo nunca guarda rencor, pues su corazón se mantiene noble y puro a pesar de las crueldades que ha sufrido.
   
John Merrick, el personaje llamado “El hombre Elefante” es bondadoso y de un intelecto superior. La extraña enfermedad, que le ha causado deformaciones en su cuerpo, se explica fantásticamente, mediante un extraño accidente de su madre, atacada por elefantes mientras estaba embarazada.
   
Frederick Treves, un médico del London Hospital con un sentido humanitario muy alto, rescata a Merrick de un tipo que lo utiliza como espectáculo de circo y le golpea frecuentemente, el Dr. Treves descubre el gran potencial de su singular paciente y no tarda en sentir un especial aprecio por él.
   
Lynch da un giro al sentimiento de horror, la fealdad ya no es externa, sino espiritual. El “monstruo tierno” es un tema complejo que sin embargo logra desarrollarse exitosamente en esta película. Cabe mencionar que la cinta “El Hombre Elefante” está basada en una historia verdadera, pues John Merrick existió realmente.

Estefanía Cárdenas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DANOS TU OPINION