30 de mayo de 2010

PESADILLA EN LA CALLE ELM, de Samuel Bayer.




Nos encontramos ante la remake de la famosa película de los 80´ dirigida, en aquellos tiempos, por unos de los maestros del horror, Wes Craven. La cual se convierte en un clásico llegando a realizarse múltiples secuelas, y que tienen como protagonista al temido monstruo que invade los sueños de los niños.

El director de esta nueva “Pesadilla” viene del campo de los videos clips y la publicidad. Ha trabajado con grupos de rock como Iron Maiden, Metallica, Green Day y Blink entre otros. Y la productora es 'Platinum Dunes', que parece dedicarse exclusivamente a concebir refritos de terror como las ultimas versiones de "La masacre de Texas", "Martes 13", "La casa de cera", etc. Es evidente que se apunta comercialmente al nuevo público adolescente, lamentablemente sin realizar una reformulación de la fórmula, valga la redundancia, que aporte un ápice de creatividad.

Remontándonos a la historia original recordemos que el temible Freddy Krueger era un jardinero que aterraba a pequeños niños en un jardín de infantes. Cuando esto se descubre los padres en represalia lo prenden fuego vivo. Al crecer los pequeños, Freddy comenzará a aparecer en sus sueños con su cara toda quemada y con garras filosas en lugar de manos, acechándolos hasta querer asesinarlos, facultad que posee en este espacio, paradójicamente, de ensueños.

Quién interpretara a Freddy en su versión original, el inolvidable Robert Englund, que también actuó en la exitosa serie de televisión "V, invasión extraterrestre”, ahora es reemplazado por Jackie Earle Haley (el Rorschach de "Watchmen"). El cual sale airoso ante tal sustitución, dándole un nuevo perfil mas visceral, mas de contacto físico a este temido asesino. Tristemente este aspecto es lo mas aceptable en la película, ya que lo demás hace agua por todos lados. Se aportan muy pocas ideas nuevas, como cambiarle la fisonomía del rostro a Freddy. Ahora el mismo no es tan artificial como antes, las quemaduras son mas reales, inspirando mas repugnancia que miedo. Y aportándole una arista mas siniestra al pasado de Freddy, aquí se lo define directamente como pedófilo, quizá para dotarle mas justificación a la mal aplicada "ley de talión" ejecutada por los padres al matar a Krueguer. Por lo demás, el guión y los climas terroríficos que se generan, salvo por estar mas avanzados los efectos especiales, son copia fiel de su antecesora. Una lastima, ya que lo onírico es un territorio perfecto para experimentar, jugar y crear. Una remake que se queda en la vacua anécdota, sin sabor a nada y que pasará ligeramente al olvido.

Nota elaborada para el portal Ay Love, por María Paula Ríos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DANOS TU OPINION