23 de mayo de 2010

UN HOMBRE SERIO, de Ethan Coen y Joel Coen

Debo confesar que tengo sentimientos encontrados ante las producciones de los Coen, ya que hay films de ellos que he apreciado mucho, como Fargo y Simplemente sangre y otros en que he disentido, como en la oscarizada Sin lugar para los débiles. Cabe aclarar que son directores con mucho oficio y correctísimos.

Un hombre serio se centra en una comunidad judía en los años 60´, y cuenta la historia de Larry Gopnik, un docente de física, casado con dos hijos quién además asila a su particular hermano en su casa. Todo se convocará en torno a un encadenamiento de desventuras que le comenzaran a suceder a Larry, como que su mujer se enamore de otro hombre y tenga que soportar estoicamente todas las explicaciones racionales por parte de ambos; o que justo cuando le están por dar un ascenso en la escuela reciba soborno de un estudiante coreano quien amenaza con denunciarlo sino lo aprueba; o que su hermano se meta en un problema legal tras otro; y demás sucesos que se irán provocando en cascada.

Parece ser una de los films mas personales de los Coen ya que lo que relatan esta muy ligado a el ámbito en el cual se criaron en su infancia. Cruzan esta historia todo tipo de tópicos y costumbres judías, lo cual para el que esta fuera de la comunidad puede que a veces le resulte algo ajena. Pero hay que resaltar que es el film, también, mas políticamente correcto de los hermanos en todo sentido. Como ya es característico en su cine esta todo finamente calculado desde las actuaciones (las cuales son admirables), el guión (también impecable) hasta la fotografía. Toda la puesta en escena es funcional a lo que se esta narrando.

Con un tono cínico y un humor negrísimo esta tragicomedia encontrará su punto exacto, coqueteando todo el tiempo con esa línea delgada que separa a los dos géneros. Sin perder nunca esa ambiguedad que bien caracteriza a estas piezas de relojería que elaboran a conciencia los prolíficos hermanos Coen.

Nota producida para el portal Ay Love, por María Paula Ríos 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DANOS TU OPINION