1 de junio de 2010

CRISALIDAS, de Fabio Junco y Julio Midú


Crisálidas es una producción netamente argentina y de interior del país. Es bueno contar de donde proviene este film y la historia que conlleva. Julio Midú y Fabio Junco encaminaron la propuesta de hacer cine en su ciudad, Saladillo, y que los vecinos de la misma intervengan como protagonistas en las realizaciones. A esta iniciativa la llamaron Cine con Vecinos y hoy en día, además de contar con un Festival de Cine, ya es el vigésimo primer largometraje que concluyen. Destacando también que Crisálidas fue declarada de Interés Provincial por la Cámara de Diputados de Buenos Aires por el proyecto cultural comunitario que promueve.

La película cuenta una historia coral sobre cinco mujeres que trabajan en un taller textil en un pueblito de Argentina, las cuales están adormecidas en su monótona realidad. Mercedes tiene una vida casi soñada, un marido profesional, un hijo y un muy buen pasar, pero se siente presa en este pueblo que no le brinda las oportunidades para seguir desarrollándose en lo que quiere. Marisa experimenta algo parecido, esta casada con un trabajador rural y se siente absorta por la rutina de su matrimonio. Sofía vive sola con su padre ya retirado y esta preocupada porque aún no encontró su amor, no formó una familia, y tiene miedo del "que dirán". Ana vive con su abuela, quién la crio tras la muerte de su madre, y esconde un gran secreto, esta muy enferma y aún no se lo ha confesado a nadie. Y Norma es una mujer que vive sola y está encasillada como "la gordi simpática" del pueblo, lo cuál padece con mucha angustia.

Como lo indica el nombre de la película estas cinco mujeres están en una fase pasiva y larvaria, pero a su vez experimentando, en potencia, una gran transformación. Y la película girará sobre este tópico, sobre las intenciones de sus protagonistas de poder cambiar el sentido de sus vidas, superar sus angustias y sentir posibles sus sueños.

Teniendo en cuenta el poco presupuesto destinado al film hay que subrayar, si bien a veces nos remite al formato televisivo y nos encontramos con algunos problemitas de guión, que tiene muy buenas intenciones y que se va superando respecto a las obras anteriores de los realizadores. Encontrando un tono dramático la historia se siente honesta, muy humana y las actuaciones no profesionales dan una bocanada de aire fresco hallando la empatía necesaria con el espectador. 


Nota elaborada para el portal Ay Love, por María Paula Ríos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DANOS TU OPINION