6 de junio de 2010

ESTAMOS TODOS BIEN, de Kirk Jones

Estamos todos bien es una remake de aquel drama italiano Stanno Tutti Bene del director italiano Giuseppe Tornatore y protagonizada por el gran Marcelo Mastroiani. En esta versión lo suple en el protagónico otro buen actor norteamericano, Robert De Niro, quien interpreta a un viudo con problemas de salud ya retirado de su trabajo que quiere reunir a sus cuatros hijos en casa tal como lo hacía su mujer. Tras la imposibilidad de congregar a todos juntos, debido a los compromisos que tienen cada uno de ellos, decide emprender viaje e ir a visitarlos uno por uno.

Un viaje iniciático en cuanto a descubrimientos e introspección emocional se refiere, ya que a través de este recorrido surgirán verdades familiares dolorosas las cuales el protagonista, puede que inconscientemente, tiene vededadas. Ciertamente no están todos tan bien como lo indica el título.

Este film es un drama que en su primera parte esta bien construido, vemos un De Niro totalmente creíble, un padre exigente, detallista y preocupado que ha trabajado toda su vida para darle lo mejor a sus hijos. Y que lo aqueja la ausencia de su compañera, esposa, en parte cómplice de ocultarle gran parte de la realidad.

Cuando la historia esta llegando a su desenlace se torna mas melodramática, hay situaciones mas lacrimógenas y algún que otro golpe bajo. Pero nunca pierde su lógica ya que la narración deviene en esto. Estamos todos bien nos va a tocar de cerca, va a generar mucha identificación con los personajes y por lo tanto puede que se nos caiga alguna que otra lágrima.

Sin destacarse en su género, es un film correcto en su estructura y donde se hacen presentes temas como la melancolía, la soledad, las relaciones, el perdón y sobre todo la aceptación.


Nota elaborada para el porta Ay Love, por María Paula Ríos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DANOS TU OPINION