2 de junio de 2010

LA ISLA SINIESTRA, de Martín Scorsese

La última producción del gran Martin Scorsese, La isla siniestra, esta basada en la obra del escritor Dennis Lehane. Autor a quién le adaptaron a pantalla otras de sus obras como Río Místico ( Clint Eastwood), y Desapareció una noche, dirigida por Ben Affleck. Las cuales se caracterizan por ser oscuras, intrigantes y sumamente perturbadoras. La isla siniestra no es la excepción, destacando a su vez en la misma una impetuosa impronta poética que plasma este sanguíneo realizador.  

Teddy Daniels es una agente del FBI, quién junto a su nuevo compañero, se internan en una isla de máxima seguridad, que contiene a pacientes psiquiátricos con antecedentes delictivos, a investigar la extraña desaparición de una de las pacientes del recinto. A medida que se vayan adentrando en la investigación su supuesta realidad se ira desdibujando hasta alcanzar la máxima incertidumbre.

La isla siniestra es una construcción tan completa como compleja. Es un thriller psicológico, es un policial negro y también es un drama. Tiene un nivel narrativo tan potente y un tratamiento visual pocas veces visto, digno de uno de los grandes del cine como lo es Scorsese.

El punto de vista o la percepción de la realidad del personaje son uno de los elementos claves del film. Vemos como Teddy Daniels (un Leonardo DiCaprio que en cada nueva interpretación se supera actoralmente) recorre esos pasillos repletos de secretos, de dolor, de historias terribles, lo cual hace potenciar su sensibilidad, su propio recuerdo y su oscuro pasado, perdiéndose él también en ese laberinto de obsesiones y delirios, que rozan con límite de la ¿irracionalidad?.

Paradójicamente el film con un estilo muy clásico juega constantemente con la ambiguedad. Si bien en un principio nos plantea una trama muy simple, a medida que el relato avanza cada vez todo se va haciendo mas confuso y angustiante. Se presentan multiplicidad de elementos aislados que desorientan, pero hacia el final comienzan a despejarse las dudas y estos elementos cobran un alto grado de significancia y funcionalidad en relación a la historia.

Scorsese da cátedra con esta película sugestiva, terrorífica y dramática. Dándose el lujo, además, de reflexionar sobre los propios mecanismos del dispositivo cinematográfico.

Nota elaborada para el portal Ay Love, por María Paula Ríos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DANOS TU OPINION