4 de agosto de 2010

"EL ORIGEN", de Christopher Nolan

El exitoso director estadounidense Christopher Nolan ("Memento", "El gran truco", "Batman, el caballero de la noche") nos acerca su última megaproducción "El origen". La misma esta dando que hablar por varias redacciones de diarios y revistas especializadas, ya que tiene fieles seguidores considerándolo uno de los films del siglo y mas de un detractor que la supone una película menor o, como en mi caso, una película correcta mas. Creo que la idea de Nolan es muy sugerente y cautivadora, la dificultad deriva en “como” la lleva a cabo.


Cobb es una especie de detective (Leonardo Di Caprio) que bucea las profundidades de los sueños de las personas para robar ideas y de esta forma vender información. El problema surge cuando este introduce sus proyecciones en los sueños de los demás desestabilizándolos. Él padece una gran crisis familiar, su mujer ha muerto y no puede ver a sus hijos, este dolor lo corroe por dentro día tras día. Pero se presentará un misión distinta, un grupo de gran poderío económico le encarga que siembre una idea en la mente de un importante empresario, a cambio tendrá la posibilidad de recuperar la libertad para estar junto a sus hijos. Sin dudarlo, y a pesar de su percepción un tanto perturbada, reúne al mejor equipo para llevar a cabo la tarea.

Lo que note incompatible en el film es el tratamiento de lo onírico, hay asuntos difíciles de emparentar, como el querer racionalizar el mundo de los sueños, porque este justamente posee todas las características opuestas a la lógica de la consciencia. La lógica del sueño o inconsciente es caótica y distorsionada, allí aparecen todos los delirios, las fantasías y los deseos reprimidos, amorfos, atemporales o disociados y gobierna lo simbólico. Es discordante querer comprender este universo desbordante en un sentido tan contrario, donde todo esta fríamente calculado y elaborado. Y para colmo cada dos escenas hay una explicación, como sobrevalorando al espectador. Acompaña poco también la construcción visual que en vez de prosperar se amolda a las escenas del cine de acción mas convencional.

Por otro lado como thriller funciona, entre tanto bucle recursivo, se genera suspenso y tensión. Las capas de los sueños son interminables y se disipan entre los pliegues de la realidad, y gradualmente se desprende esa subtrama, también protagónica, que encuentra su origen en el drama personal; un Cobb que lo único que anhela es vivir junto a sus hijos y sanar algo de su sufrimiento.

A pesar de su apariencia laberíntica e intrincada, "El origen" cuenta una historia lineal y clásica. Mayor naturalidad y menos pretensión le habría venido bien a esta obra donde el reino de lo onírico es funcional a la acción, confinándolo a ser un simple escenario de transición y poco explorado. 

Nota elaborada para el portal Ay Love, por María Paula Ríos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DANOS TU OPINION