31 de mayo de 2010

IRON MAN 2, de Jon Favreau



Nos encontramos ante la secuela de la taquillera adaptación de la historieta de uno de los superhéroes de Marvel, Iron Man. Bajo el traje de hierro se encuentra el multimillonario egocéntrico Tony Stark interpretado por un correctísimo Robert Downwey Jr., y acompañado por un multiestelar elenco, Mickey Rourke, Gwyneth Paltrow, Scarlett Johansson y Sam Rockwell entre otros.
El superhéroe, tras develar ante el mundo su verdadera identidad, comienza a ser sometido a presiones por parte del gobierno para que comparta su avanzada tecnología con el ejército estadounidense. Tony Stark se niega a compartir el secreto por miedo a que el mismo caiga en manos no deseadas, alegando que faltan años luz para que se llegue a tal sofisticado nivel tecnológico. Esta teoría se debilita al extremo el día en que en una lujosa carrera de formula uno en Europa, Tony es atacado por Ivan Vanko, un físico ruso (interpretado por un magnífico Mickey Rourke) que persigue a Iron Man en son de venganza por resentimientos legados por su padre.   
Este es un film que no levanta vuelo, no se adapta a nuestra época, sino lo contrario retrasa. Parece un encargo desapasionado, no hay ideas nuevas. E ideológicamente es rancio, pasado de moda. Nos encontramos ante el típico estereotipo maniqueista de los años 80´, políticamente hablando, los norteamericanos son buenos y los rusos malos. Ese karma que ya tendría que haber sido superado hace tiempo. Agregando que tiene uno baches narrativos terribles, como la construcción, a los porrazos, de la historia del "ruso malo". Hablando del ruso, el padre de Iron Man acusaba en el pasado al padre de Ivan Vanko de solo importarle el dinero y por este motivo lo expulsa. Al mismo tiempo que él crea un imperio, gracias a la “privatización de la seguridad", legándole millones y millones a su excéntrico hijo que despilfarra dinero a mas no poder.

Un cóctel de fórmula (actores atractivos, explosiones y efectos especiales por doquier) que entretiene, pero no aporta nada nuevo e interesante, como si lo hacen las “Batman” de Nolan o las ¡”Spiderman” de Raimi.

 Nota elaborada para el portal Ay Love, por Maria Paula Rios

30 de mayo de 2010

RICKY, de Francois Ozon



“Ricky” es la penúltima película del prolífico realizador francés Francois Ozon, la última, “Le refuge”, llegará también este año a nuestros cines. El director se basa en el cuento "Moth" (Polilla) de la escritora inglesa Rose Tremain, para realizar este singular largometraje atravesado por el realismo cotidiano, el realismo mágico hasta elementos propiamente surrealistas.

Katie es una madre soltera de escasos recursos que trabaja en una fábrica para poder sustentarse. El padre su hija las dejo hace tiempo y su vida se esta teñida de una desapasionada monotonía. Su hijita Liza adopta una actitud demasiado madura para su edad, la despierta, le prepara el desayuno y contiene a su mamá. Realiza todo lo que le tendrían que hacer a ella. El personaje de Liza es muy emotivo y produce una ternura desmedida en el espectador. La rutina de ambas se limita entre el asistir a la escuela una y al trabajo la otra. Todo cambia el día que Katie conoce a Paco, un operario español que es nuevo en la fábrica. Estos se enamoraran y muy pronto Paco se irá a vivir con las dos mujeres. Katie queda embarazada y nace Ricky, un bebé hermoso y luminoso, al cual con el tiempo le descubren una característica especial, a Ricky le comienzan a crecer alas. Pero alas alejadas del estereotipo angelical, sino mas bien ligadas a lo animal. Parecen las alas de un pájaro. A pesar de que ante el descubrimiento Paco esta ausente, este irrumpir fantástico de la realidad transforma la vida de Katie y Liza aportándole otro sentido a las cosas.

“Ricky“es una película muy original que transita por varios géneros (drama, comedia y fantástico) y elipsis temporales. Y que ignora todo tipo de explicaciones lógicas y juzgamientos con respecto a las cosas extrañas e increíbles que suceden. Es de una libertad absoluta. No importa que pensemos si todo fue un sueño, o surge de la imaginación de Liza, o realmente sucedió. Aquí lo que interesa es la forma de vincularse, los nuevos lazos que se forman, el ser parte de una nueva familia, saber que el abandono es distinto que el dejar libre a alguien; aceptar nuevos espacios y ceder nuevos espacios. En definitiva darse cuenta de que nada es completamente perfecto y que hay que tratar de ser feliz, disfrutar de los pequeños momentos y saber apreciar a quién uno tiene a su lado.

Nota producida para el portal Ay Love, por María Paula Ríos

PESADILLA EN LA CALLE ELM, de Samuel Bayer.




Nos encontramos ante la remake de la famosa película de los 80´ dirigida, en aquellos tiempos, por unos de los maestros del horror, Wes Craven. La cual se convierte en un clásico llegando a realizarse múltiples secuelas, y que tienen como protagonista al temido monstruo que invade los sueños de los niños.

El director de esta nueva “Pesadilla” viene del campo de los videos clips y la publicidad. Ha trabajado con grupos de rock como Iron Maiden, Metallica, Green Day y Blink entre otros. Y la productora es 'Platinum Dunes', que parece dedicarse exclusivamente a concebir refritos de terror como las ultimas versiones de "La masacre de Texas", "Martes 13", "La casa de cera", etc. Es evidente que se apunta comercialmente al nuevo público adolescente, lamentablemente sin realizar una reformulación de la fórmula, valga la redundancia, que aporte un ápice de creatividad.

Remontándonos a la historia original recordemos que el temible Freddy Krueger era un jardinero que aterraba a pequeños niños en un jardín de infantes. Cuando esto se descubre los padres en represalia lo prenden fuego vivo. Al crecer los pequeños, Freddy comenzará a aparecer en sus sueños con su cara toda quemada y con garras filosas en lugar de manos, acechándolos hasta querer asesinarlos, facultad que posee en este espacio, paradójicamente, de ensueños.

Quién interpretara a Freddy en su versión original, el inolvidable Robert Englund, que también actuó en la exitosa serie de televisión "V, invasión extraterrestre”, ahora es reemplazado por Jackie Earle Haley (el Rorschach de "Watchmen"). El cual sale airoso ante tal sustitución, dándole un nuevo perfil mas visceral, mas de contacto físico a este temido asesino. Tristemente este aspecto es lo mas aceptable en la película, ya que lo demás hace agua por todos lados. Se aportan muy pocas ideas nuevas, como cambiarle la fisonomía del rostro a Freddy. Ahora el mismo no es tan artificial como antes, las quemaduras son mas reales, inspirando mas repugnancia que miedo. Y aportándole una arista mas siniestra al pasado de Freddy, aquí se lo define directamente como pedófilo, quizá para dotarle mas justificación a la mal aplicada "ley de talión" ejecutada por los padres al matar a Krueguer. Por lo demás, el guión y los climas terroríficos que se generan, salvo por estar mas avanzados los efectos especiales, son copia fiel de su antecesora. Una lastima, ya que lo onírico es un territorio perfecto para experimentar, jugar y crear. Una remake que se queda en la vacua anécdota, sin sabor a nada y que pasará ligeramente al olvido.

Nota elaborada para el portal Ay Love, por María Paula Ríos

CARANCHO, de Pablo Trapero

En una reseña anterior ya había anticipado el estreno de la nueva película de Pablo Trapero (“Mundo grúa”, “Familia Rodante”, “El bonaerense”, “Leonera”, etc). Y finalmente llego a las salas con muy buena repercusión. Los protagonistas y el director ya han recorrido varios programas de televisión hablando de la película, ya que despertó una masiva y notable aceptación por parte del público. Desde mi humilde lugar me uno a esta aprobación, ya que el film es muy logrado y en varios sentidos.

Recordemos la historia, Martín es una abogado que esta muy pronto a que le otorguen nuevamente su licencia. Mientras tanto trabaja para una especie de "organización" ilícita que se dedica a lucrar con los seguros de víctimas de accidentes automovilísticos. Martín conoce a los paramédicos que le tiran data, y a los comisarios que lo ayudan con pruebas y jurisdicciones. Por lo tanto vive de hospital en hospital y en el momento justo que ocurren las desgracias, para conseguir a sus potenciales clientes. Entra estas idas y venidas conoce a Luján, una joven médica de guardia que justamente atiende a las urgencias y a los accidentados en el conurbano bonaerense. Luján esta cansada, sobrepasada por tantas horas de trabajo, lo único que le brinda un alivio inmediato es inyectarse drogas calmantes. Martín esta sumido en un mundo oscuro, desgastante, una especie de círculo vicioso del cual es muy difícil salir. Pero todo cambia cuando la conoce a Luján, ella lo renueva, le da aire, lo hace querer cambiar y estar mejor, sentirse mejor. El mayor de los problemas surgirá allí, en el momento en que ambos quieran despegarse de ese mundo en el que están alienados.

Trapero bucea en una trama compleja y muy oscura. Narrativamente a través de cuatro o cinco elementos (los accidentes, las heridas, la muerte, la corrupción y el amor) pone en juego una red de posibilidades en donde todo puede suceder, llamémoslo como lo llamemos, casualidad, causalidad, destino o azar. Además de crear un clima asfixiante y angustiante, donde, in crescendo, todo lo que sucede es cada vez mas opresivo y turbio, sin dejar lugar a la catarsis. Por esto el suspenso y el ritmo están muy bien construidos, y las actuaciones destacadas, todo totalmente acorde a este micro universo kafkiano, en donde también hay lugar para lo imposible. Luján y Martín están sumidos en una vorágine donde no hay tiempo para detenerse a pensar, las cosas ocurren vertiginosamente hasta estallar, como el mismo instante previo al de un accidente. Mas que recomendable esta película realizada en Argentina y de notable factura en el mas amplio de los sentidos.

Nota elaborada para el portal Ay Love, por María Paula Ríos